Presentación

José Ignacio Casar Pinazo
Liliana Palaia Pérez

Hace ahora un año, en el seno de las XII Jornadas de Logroño, un grupo de académicos valencianos –grupo que luego sería identificado con el sobrenombre, nunca sabremos con que intenciones, del “lobby valenciano”- acordamos intentar un nuevo, y definitivo, lanzamiento de Papeles del Partal. La propuesta fue aceptada por la Asamblea General de la Academia celebrada el 13 de diciembre de 2002.

Los prolegómenos no eran demasiado halagüeños. Ni las intentonas catalanas, ni las andaluzas, ni las riojanas habían, a pesar de su interés y dedicación, prosperado. Pero la nueva realidad de la Academia, en la que se había incrementado sensiblemente el número de miembros en los años 1999, 2000 y 2001, hacía imprescindible contar con un vehículo adecuado de expresión y debate. Así, manos a la obra, se convocó la sesión constituyente del Consejo de Redacción el 7 de febrero de 2002.

Se trataba, pues, de definir una propuesta y construir un proyecto editorial asequible y coherente. La primera decisión consistía en delimitar el ámbito de interés de la revista; para ello se establecieron tres principios básicos:

•  Papeles se concibe como una revista de reflexión, dedicada a estimular el contacto entre los académicos, en la que caben sus investigaciones, reflexiones y preocupaciones. En consecuencia la capacidad de colaborar en la revista se limita a los académicos.

•  Papeles no puede ni debe entrar a competir, ni por contenido ni por formato, con ninguna publicación, pública o privada, en la que la atención a los problemas de conservación del patrimonio configuren su espectro de interés. No se concibe, en coherencia con este planeamiento, el lugar adecuado para la presentación de proyectos y obras concretas.

•  Papeles es un instrumento de acercamiento y reflexión, con limitada disponibilidad económica y ajustada capacidad técnica., Por ello solo ha de admitir la publicación de colaboraciones originales –no se concibe como una revista técnica-, y hasta cierto punto, ajustadas en extensión; no es el lugar de colaboraciones extensísimas que por su propia complejidad, pierdan la frescura.

Todo lo contrario, la revista, nuestra revista, ha de favorecer las posturas sugerentes, provocadoras, de denuncia, de debate.

Con estas bases decidimos que existía posibilidad de éxito si lográbamos implicar a un número razonable de académicos en cada número, dejando la llegada de las colaboraciones en manos de un siempre incierto destino.

Para ello se decidió establecer un contenido básico que sirviera de armazón para cada revista. Así se consideró oportuno reeditar artículos o reflexiones que, lejanas ya en el tiempo o difundidas en medios de alcance limitado, fueran interesantes por su autoría, actualidad o por el debate que crearon en su momento; esta reedición deberá ir siempre acompañada de un trabajo de presentación o de anotación que contribuya a su mejor comprensión y contextualización. Además el contenido conceptual del artículo reeditado sería ofrecido a académicos que hubieran reflexionado sobre temas concurrentes con el fin de propiciar su colaboración.

Este primer número de Papeles del Partal se diseña con las pautas anteriores y, también, plantea como objetivo servir de carta de presentación de la Institución. Tiene en este sentido, carácter excepcional.

Por ello su contenido se abre con la necesaria Salutación del Presidente de la Academia. La “Historia de la Academia del Partal (Asociación Libre de Profesionales de la Restauración Monumental)”, que acabará de celebrar sus diez años de vida cuando se presente este primer numero, relatada por Antoni González Moreno-Navarro, es el objeto de la primera colaboración. “A través de la Alhambra” es él título del artículo que Leopoldo Torres Balbás, a quien sin decirlo está dedicado este número, publicó al hacerse cargo de la responsabilidad de conservación del monumento en el que se encuentra el edificio que nos da nombre; es por ello por lo que hemos seleccionado la reproducción de su edición original. A Javier Gallego Roca se le pidió que presentara o anotara este interesante trabajo de Torres Balbás, optando el autor por la primera opción. Como consecuencia de sus recientes investigaciones en la Academia de Roma, Javier Rivera ha escrito “La restauración arquitectónica española del siglo XX en la literatura especializada italiana”, artículo que permite una visión complementaria y no exenta de polémica respecto a la percepción del trabajo de restauración monumental. Fruto de la investigación en el Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares es el estudio que Julián Esteban Chapapría realiza sobre el proceso de depuración política que sufrió Torres Balbás una vez terminada la Guerra de España.

Este primer número de Papeles del Partal se completa con la reproducción en extracto de los estatutos de la Asociación, trabajo que ha desarrollado su Secretario, y se cierra con la publicación de un resumen del currículo de los 85 académicos, que se ha procurado sea lo mas homogéneo posible, respetando hasta el máximo la estructura y forma originales.

Estas líneas de presentación del primer numero no pretenden alcanzar carácter editorial, esa posibilidad la reservamos para el futuro. Entendemos que basta recordar el compromiso de respeto a una definición que adquirimos al solicitar nuestra integración en la Academia cuyos estatutos, en su artículo segundo, proponen “ la restauración monumental como la metodología pluridisciplinar que tiene como objeto la conservación, la revalorización y el disfrute colectivo del Patrimonio Arquitectónico, y a éste como el conjunto de bienes culturales de carácter inmueble que merecen nuestra atención por sus valores arquitectónicos, documentales, conmemorativos, significativos, técnicos y artísticos”.

Valencia, 9 de octubre de 2002.